Un cambio en la ley islámica podría desencadenar una enorme demanda de oro.




Una nueva ola de demanda de oro podría provenir de una fuente inesperada: Una aclaración de la ley islámica sharia podría permitir que 1,6 millones de musulmanes en todo el mundo inviertan en oro.

La ley Sharia, que guía las vidas personales y financieras de muchos musulmanes en el mundo, tiene su origen en el Corán. A través de los siglos, la Sharia se ha desarrollado bajo la dirección de los eruditos islámicos, en parte para tener en cuenta la evolución de los instrumentos financieros.

Bajo la ley de la Sharia, pagar o ganar intereses está visto como explotación y está totalmente prohibido.

Esta ley, permite a los musulmanes invertir en acciones, siempre y cuando el negocio subyacente o el negocio al que pertenecen las acciones, no esté implicado en actividades vistas por el Islam como poco ética (por ejemplo, venta de alcohol).

Ser propietario de inversiones en oro es un tema controvertido, con diferentes interpretaciones de la Sharia.

Para aclarar la cuestión, el Consejo Mundial del Oro (WGC) y la Organización de Contabilidad y Auditoría de las instituciones financieras islámicas (AAOIFI), que establece las normas de la Sharia para las finanzas islámicas, están elaborando normas para la inversión en oro para cumplir con la ley Sharia.

Las vistas públicas sobre esta propuesta se llevará a cabo a finales de este año 2016 en Marruecos y Dubai. (A mediados de abril, Bloomberg citó a un experto en la ley Sharia que está trabajando en el estándar de oro de la Sharia el cual comentó que el proyecto estaba a punto de finalizar).

Bajo la ley de la Sharia, el oro es considerado un "artículo Ribawi." Un elemento Ribawi se puede intercambiar solamente en peso y medida, y la transferencia de los bienes debe ocurrir inmediatamente. Eso significa que el artículo no puede ser objeto de comercio para futuros o un objeto para la especulación. Hay seis elementos Ribawi, el oro, la plata, la sal, la cebada, el trigo y los dátiles.

Como resultado, los musulmanes bajo la ley Sharia se les permite poseer oro, por ejemplo, como joyas. Sin embargo, en el Islam no se aclara si el oro puede ser comercializado como una mercancía o se puede utilizar como moneda.

No existe una política clara sobre la inversión en empresas que estén respaldados por oro, o que mantengan activos de oro (como los ETF u otros vehículos).

Los contratos de futuros de oro también se evitan porque no implican una transferencia inmediata de los bienes.

Un aspecto relacionado de la Sharia es la prohibición del cobro de intereses.

Sharia prohíbe el pago o la aceptación de las tasas de interés o tasas para los préstamos.

Para evitar esto, los bonos sukuk -bonos Sharia, que generan retornos a los inversores sin infringir la ley islámica- ofrecen una parte de los ingresos de los activos tangibles.

La propuesta en desarrollo del estándar de oro Sharia que está siendo realizada por el WGC y por el AAOIFI establece que las inversiones en oro deben estar respaldados por el oro físicamente. Los futuros de oro, que normalmente no están respaldados por oro físico, no cumplirían con esta ley y por tanto no servirían.

Sin embargo, en el borrador de este estándar del oro, se describen varios usos aprobados para el oro, incluyendo las cuentas de inversión, contratos de derivados, bonos islámicos y ETF siempre que el oro físico esté disponible.

Estos cambios pueden producir que más productos de oro Sharia estén disponibles para los inversores musulmanes. Cualquier demanda adicional de la población musulmana mundial, derivada de una interpretación definitiva de la Sharia, podría tener un gran impacto en la demanda mundial de oro.

Según el Consejo Mundial del Oro, el nuevo estándar de oro de la Sharia podría dar lugar a una nueva demanda de "cientos de toneladas" de oro procedentes de inversores islámicos.

Además de un impacto significativo a corto plazo en la demanda de oro -derivado de la nueva demanda de oro de los inversores musulmanes- estos cambios podrían dar lugar a un aumento en los niveles de demanda de base.

La demanda total de oro físico en todo el mundo en el primer trimestre de 2016 ascendió a unas 1.290 toneladas. Esto ha sido un aumento de alrededor de 180 toneladas, o 16% más que el cuarto trimestre de 2015.

No es coincidencia que el precio del oro subiese un 17% en el primer trimestre de este año 2016, la mayor ganancia trimestral desde 1986.

Pronto, un segmento considerable de los musulmanes del mundo que históricamente no han sido capaces de comprar oro como inversión podrían entrar en el mercado.

Si el patrón oro Sharia entra en vigor a finales de este año -que parece probable- la escala de crecimiento del valor del oro actual sólo puede ser el comienzo.


José Jumilla Vegara


Fuentehttp://truewealthpublishing.asia/a-change-in-this-law-could-unleash-huge-demand-for-gold/



____________________________

Karatbars España. Proteja su futuro con oro.

Proteja su dinero del sistema financiero
_______________________________





José Jumilla Vegara Desarrollador Web

José Jumilla, afiliado de Karatbars International GmbH. Mi objetivo es dar a conocer por medio de mi blog la importancia que tiene el oro para asegurar y proteger los ahorros del pueblo, de la gente normal y corriente. Username de Karatbars: orofuturo.