El pleno empleo y el patrón oro



Pleno empleo


El argumento principal avanzado hoy en día en contra del regreso al patrón oro se condensa en la expresión “política de pleno empleo”, se dice que el patrón oro paraliza los esfuerzos dirigidos a eliminar el desempleo.

En un mercado laboral libre prevalece la tendencia a ajustar los salarios de cualquier tipo de trabajo hasta que todos los empleadores dispuestos a pagar tales salarios encuentren a todos los empleados que deseen ser empleados y todos los demandantes de empleos dispuestos a trabajar por tales salarios encuentren empleo.

Pero si se recurre a la coacción o compulsión por parte del gobierno o de los sindicatos de trabajadores para mantener los salarios por encima de los salarios vigentes en el mercado de trabajo, el desempleo de una porción de esa potencial fuerza laboral resultará inevitablemente.

Ni los gobiernos ni los sindicatos de trabajadores tienen el poder de subir los salarios de todos los que quieren encontrar trabajo, lo único que pueden lograr es subir los salarios de los trabajadores que ya tienen empleo, mientras que un número cada vez mayor de personas a las que les gustaría encontrar trabajo no podrán encontrarlo.

Un aumento del salario-tipo vigente en el mercado de trabajo, o sea del salario-tipo en virtud del cual todos los que buscan trabajo finalmente lo pueden encontrar, solo se puede lograr si se aumenta también la productividad marginal del trabajo.

En términos prácticos, esto implica aumentar la cuota de capital invertido per cápita, los salarios y los niveles de vida son mucho más altos hoy en día de lo que lo fueron en el pasado porque bajo el capitalismo el aumento en el capital invertido ha excedido con mucho el aumento experimentado por la población.

Los salarios en España, por ejemplo, son muchas veces mas altos que en la India porque la cuota per cápita de capital invertido en España es muchas veces mayor que la cuota per cápita de capital invertido en la India.

Existe solo un método para una exitosa “política de pleno empleo”: que sea el mercado quien determine el nivel de los salarios.

Lord Keynes
El método que Lord Keynes denominó “política de pleno empleo” también buscaba establecer ese nivel de precios que el mercado tiende a fijar.

La peculiaridad de la propuesta de Keynes consistió en el hecho de que se propuso erradicar la discrepancia entre los salarios promulgados por decreto y forzados oficialmente y los salarios potenciales de un mercado laboral libre por el expediente de reducir el poder adquisitivo de la unidad monetaria.

Se propuso mantener los salarios nominales, o sea los salarios expresados en términos de la moneda fiduciaria nacional, al nivel establecido por decreto del gobierno o impuesto por la presión de los sindicatos de trabajadores, pero a medida que la cantidad de dinero en circulación aumentara, subirían los precios y bajaría el poder adquisitivo de la unidad monetaria, por lo que los salarios reales, o sea los salarios expresados en términos de poder de compra de bienes vendibles, caerían.

El pleno empleo se lograría cuando desapareciera el diferencial entre el nivel oficial establecido para los salarios y el de los salarios reales del mercado.

No hay necesidad de examinar otra vez la cuestión de si esta artimaña Keynesiana podría o no funcionar en la realidad, aún si la admitiéramos en aras a la discusión, no habría necesidad de ponerla a prueba, su efecto final respecto a las condiciones del mercado laboral no sería distinto a lo que se lograría dejando que operasen intactos los mecanismos del mercado. Esto solo se conseguiría a costa de una muy seria perturbación de toda la estructura de precios y por tanto de todo el sistema económico.

Los Keynesianos se niegan a llamar “inflación” a cualquier aumento en la cantidad del dinero en circulación cuya intención sea combatir el desempleo, pero eso es un mero juego de palabras, porque ellos mismos enfatizan que el éxito de su plan depende de que se produzca un aumento general en los precios de los productos básicos.

Es, por lo tanto, una fábula keynesiana que la receta del pleno empleo pueda conseguir beneficio alguno para los asalariados que no se pueda obtener bajo el patrón oro. El argumento del pleno empleo es tan ilusorio como todos los demás argumentos tendentes a favorecer un aumento de la cantidad de dinero en circulación.


José Jumilla Vegara






____________________________

Karatbars España. Proteja su futuro con oro.

Proteja su dinero del sistema financiero
_______________________________





José Jumilla Vegara Desarrollador Web

José Jumilla, afiliado de Karatbars International GmbH. Mi objetivo es dar a conocer por medio de mi blog la importancia que tiene el oro para asegurar y proteger los ahorros del pueblo, de la gente normal y corriente. Username de Karatbars: orofuturo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¿Qué opinas sobre este tema?